625 33 63 23 / 24

Areoso, su conservación un trabajo de todos

Hoy nos hacemos eco de una noticia publicada por el diario La Voz de Galicia. «La duna de Areoso se muere» es el titular con el cual abren el artículo en el que hablan sobre la transformación de Areoso en los últimos años. Esto surge por el fenómeno viral «10 year challenge«, en donde a través de una foto se muestra cómo afecta el paso del tiempo.

Ante todo, queremos dejar claro que con este post no queremos señalar a nadie. El cuidado de Areoso es una tarea en la que todos debemos contribuir. Nuestro fin no es el de crear ningún tipo de polémica, sino simplemente dar nuestra opinión.

La evolución natural del islote de Areoso

Como bien hacen mención en el artículo, una de las principales causas de esta erosión es el propio mecanismo natural del islote. Ya nos explicaban los arqueólogos en la charla ofrecida el pasado mes de mayo en el Concello de A Illa de Arousa sobre los trabajos realizados en la mámoa 4, que el islote de Areoso tiene un comportamiento natural a modo de péndulo, que provoca el movimiento de la duna. Lo que llamaba la atención es que en las últimas décadas el movimiento pendular del arenal no era el mismo. Esto provoca una bajada del nivel de arena en la duna para desplazarse bajo el nivel del mar, ya que es allí en donde están encontrando el aumento del nivel de arena. Todo ello según investigaciones llevadas a cabo por equipos especializados.

Quizá esta es una parte desconocida de la evolución de Areoso, el movimiento natural. Y es que muchos achacan que la masificación del islote es el culpable de su desaparición. Está claro que el ser humano tiene en su poder ejercer una buena influencia para disminuir el efecto que de por si ejerce el mar y el viento sobre Areoso. Somos partidarios de un control adecuado y fomentar el cuidado y respecto para su mayor conservación. Y también de tomar medidas adecuadas cuando se ejerza cualquier actividad sobre el islote.

10 year challenge

El artículo se hace eco por el fenómeno viral «10 year challenge» para mostrar el cambio sufrido. Pero, y si os digo que podemos hacernos eco del cambio con el «3 month challenge». Es decir, como influyó en la disminución de la duna en la que se situaba la mámoa 4 las excavaciones que se realizaron en ella durante el verano de 2017. Fuimos testigos del gran trabajo que ejercieron los arqueólogos en el estudio de la mámoa. Información que se perdería si no se hiciese a tiempo. Pero también fuimos testigos de cómo una duna se venía abajo en cuestión de meses.

Consideramos que, si se aprueban unos estudios para salvar los yacimientos que se encuentran en Areoso, también es importante aprobar acciones que dejen el lugar tal y como estaba. Es decir, que las toneladas de arena que se retiraron para alcanzar a ver la mámoa 4 en su totalidad fuese vuelta al lugar. Porque toda esa arena se ha perdido, arrastrada por el mar.

Inculcar valores y civismo sobre Areoso

Comentan que los factores externos tampoco ayudan, y esto es un ejemplo de ello. Pero también la basura que llega al islote. La falta de civismo y el desconocimiento son un aliado más en el deterioro de Areoso. Son muchos los que desconocen que se encuentran en un entorno de gran valor. Que, si ya de por si se debe tener un comportamiento adecuada en cualquier lugar, en parajes como Areoso con mayor motivo. El civismo es algo que muchos no contemplan. Se saltan las vallas, molestan a la fauna, dejan basura. Podríamos enumerar multitud de circunstancias. Son personas que hacen daño en Areoso y en cualquier otro lugar, porque carecen de empatía con la naturaleza.

Es aquí donde echamos en falta la figura de vigilancia o algún tipo de autoridad que haga cumplir las normas a esta clase de personas. Creemos que es más sensato la vigilancia, que además de velar por el entorno también apoyaría la educación ambiental, que recurrir a la prohibición. Educar no es prohibir, prohibir es la medida más fácil. Hay que tener en cuenta que esa masificación se produce durante 4-5 fines de semana al año, por lo que su control no tendría que ser tan complicado.

Piragüilla, apostando por el respeto y cuidado de Areoso

Pero realmente, pensamos que son los que menos. Cada día somos testigos de cómo visitantes que se aproximan al islote lo hacen para conocer un paraje natural único en nuestra zona. Y lo hacen desde el respecto, por lo menos con las personas que nosotros tratamos. Partidarios del cuidado de Areoso, inculcamos unos valores en nuestros visitantes para que no ejerzan ninguna influencia sobre el islote. Nosotros queremos que la gente conozca el maravilloso paraje natural de A Illa de Arousa. Pero que lo descubra sin dejar huella. Por ello, siempre damos información de como uno se tiene que comportar en cualquier lugar de la isla, haciendo especial hincapié en Areoso.

Y el que no lo haga así, con nosotros no tiene cabida. Hemos llegado incluso a sufrir amenazas de gente «influyente» o «importante», según ellos mismos decían claro, de que nos arruinarían por no ceder e imponer el cumplimiento de una norma clara para visitar el islote de Areoso, LOS PERROS NO PUEDEN ACCEDER AL ISLOTE. Y no es por ir en contra de los animales, es simplemente que Areoso cuenta con su propio ecosistema, y la fauna externa puede repercutir negativamente sobre ella. Norma clara que dejan patente desde el Servicio de Conservación de la Naturaleza. Aunque visto esto, también deberían restringir la entrada a algunos por falta de civismo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies