5 cosas para hacer por el día de San Valentín

12 febrero, 2021
Blog

Este fin de semana se celebra San Valentín. Y si bien este año nos toca celebrarlo con las precauciones necesarias por el covid, estamos seguros de que tendrás multitud de ideas para hacer de este un día más especial.

Pero si te resulta imposible poder celebrar San Valentín como tenías pensado, nosotros os proponemos 5 cosas para hacer en A Illa de Arousa que puedes regalar por San Valentín y disfrutar en cualquier momento del año. Al fin y al cabo, tal y como se dice, el amor se celebra todos los días del año.

Atardecer en el Faro Punta Cabalo

Si hay un momento que todo visitante que viene a la isla quiere vivir es un atardecer en el Faro Punta Cabalo. Un momento único y especial que se puede disfrutar después de realizar una ruta en bicicleta por la costa de A Illa de Arousa. Así, podréis seguir el sendero que recorre el litoral para alcanzar uno de los emblemas del municipio insular, el faro. Incluso puedes darle cierto romanticismo o gracia a la ruta y compartir con tu pareja la vivencia de realizar el trayecto en tándem.

Al fin, el como lo hacéis es decisión vuestra, nosotros os facilitamos lo necesario para que os entretengáis con la bicicleta. Recorrer las playas de A Illa de Arousa, conocer los puertos o visitar el Faro Punta Cabalo. Un paraíso a vuestro alcance en bicicleta.

Descubrir el islote de Areoso

Una de nuestras actividades más demandadas para compartir en pareja son las rutas en kayak. Los kayaks son de 2 plazas, por lo que irás junto a tu pareja compartiendo esta experiencia en todo momento. Y es que a través de ellas puedes conocer el litoral arousano, disfrutar del paraje natural que lo caracteriza y entrar en contacto directo con el medio. Además, para darle más atractivo a la actividad, durante la ruta puedes visitar un auténtico tesoro natural, el islote de Areoso. Un espacio protegido que llama la atención por su belleza.

Conocer parajes del Parque Nacional juntos

Poco a poco, los espacios naturales están ganando el lugar que se merecen. Son perfectos para disfrutar de una jornada de desconexión y relax, viviendo momentos agradables que nos ayudan a llevar mejor nuestra rutina diaria. Y que mejor que el Parque Nacional das Illas Atlánticas de Galicia como escenario para ello. Próximo a nosotros, tenemos la isla de Cortegada. Un paraje natural con encanto fácil de alcanzar en kayak. Su sendero envuelto por la vegetación, las ruinas del antiguo poblado o la capilla son parte del encanto tan especial que tiene la isla. Además, y aún siendo la gran desconocida dentro de todos los archipiélagos que forman el Parque, Cortegada no desmerece el tiempo que le puedes dedicar para conocerla.

Una experiencia diferente por el día de San Valentín

 La originalidad es uno de los factores más valorados para tener en cuenta en los regalos de San Valentín. Y es que cada vez se valora más la emoción que despierta el presente que el objeto en cuestión. Por ello, aumentan los adeptos a las experiencias diferentes que despierten emociones que hasta el momento no se experimentaron. Y aquí encontramos el Sea Bike como la mejor herramienta para ello. Un regalo perfecto para vivir una experiencia diferente. Sin duda, una forma de sorprender a tu pareja por San Valentín con un regalo original. Porque a través de ella, podéis sentir la sensación de navegar por el agua montados en bicicleta. Una oportunidad para regalar diversión y grandes momentos para vivir con esa persona tan importante.

Una visión diferente

¿Qué te parece regalar una visión diferente del mundo? Obsequiar a tu pareja la posibilidad de descubrir un mundo desconocido bajo el agua. Porque siempre nos quedamos en la superficie y, quizá, San Valentín sea la excusa perfecta para regalar la oportunidad de ver que albergan los fondos de nuestro litoral. Y puedes hacerlo a través del snorkel. Una actividad sencilla y que es accesible para todos. Además, incluso puedes realizar la combinación perfecta entre kayak y snorkel para completar la jornada. Al final, tu decides con quien quieres compartir esta experiencia y como la quieres vivir. Nosotros te facilitamos lo necesario para disfrutarla.

EL ORIGEN DEL DÍA DE SAN VALENTÍN

Muchos hablan de que San Valentín ha dejado de ser una celebración del amor y la amistad para adquirir un perfil consumista. Pero todo depende de como lo enfoquemos nosotros para celebrar ese día. A nosotros nos gusta proponer vivencias para regalar, porque con ellas se transmiten emociones que se comparten con los tuyos. Es una forma de continuar con el significado de San Valentín: celebrar el día y mostrar tus sentimientos a través de gestos y vivencias.

Un día para celebrar el amor

Si conocemos un poco la historia del día de San Valentín, podemos entender mejor expresiones como que es un día para el amor. Y es que no deja de ser una fecha en la que se celebraba lo prohibido para ser fiel a los sentimientos que uno tenía. A continuación os contamos como nació el día de San Valentín.

Para conocer la historia de San Valentín debemos remontarnos a la Roma del siglo III. En la época del emperador Claudio II el Gótico, se promulgó una ley que prohibía el matrimonio entre jóvenes. Su intención era que estos se alistasen en el ejército, de forma que tuviese un batallón fuerte. Esta fue una ley que contó con la oposición de un joven sacerdote, Valentín. Por ello, y como acción contraria al poder, celebraba matrimonios en secreto entre jóvenes que estaban enamorados y querían unirse en matrimonio para poder estar juntos y celebrar su amor.

Sus celebraciones fueron descubiertas, llevando a Valentín al arresto en una mazmorra. En ella, el oficial que se encargaba de velar por el cumplimiento de su condena le retó a que, si tan sanador era su Dios (estamos situados en una época en la que el cristianismo estaba en expansión), le devolviese la vista a su hija, ciega de nacimiento, Julia. Tal y como cuenta la historia, Valentín fue quien de devolverle la vista a la joven, además de quedar prendado de ella y sentir un amor profundo. Pero su milagro no fue suficiente para librarlo del cruel final que tendría.

El 14 de febrero del año 269, Valentín fue lapidado y decapitado como castigo por ir en contra de las leyes establecidas. No sin antes, eso sí, despedirse de Julia con una nota donde firmaba “De tu Valentín”, una expresión que aún hoy en día utilizamos para firmar las cartas de amor en este día.

Cabe decir que en el año 494 el papa Gelasio I declaró el 14 de febrero como el día de San Valentín, elevando al sacerdote a los altares. Este fue enterrado en la vía Flaminia (a las afueras de Roma), conocida popularmente como Puerta de San Valentín.

Una historia que sigue viva en nuestros días y que podemos aprovechar para mostrar esa parte de nosotros que, a veces, tenemos más oculta. Porque a nadie le sienta mal compartir su cariño, al igual que siempre es bien recibido el aprecio y el amor.

 

Fuentes de información: www.nationalgeographic.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *