Descubre un paraíso natural

HISTORIA DE A ILLA DE AROUSA

No podríamos entender como es A Illa de Arousa hoy en día sin conocer su historia. Si bien, en cada lugar destacado que te indicamos hablamos de la importancia que tuvo para el municipio y su desarrollo como pueblo, a continuación, vamos a hablarte de la evolución en el tiempo de la isla. De cómo pasó de manos de manos de reyes y clérigos a contar con total autonomía. Y es que, con una extensión de casi 7 km2, se posiciona como uno de los pueblos más bellos y naturales de la comarca, ideal para realizar actividades al aire libre. Por muchos llamada el paraíso de O Salnés, se sitúa el en epicentro de A Ría de Arousa, convirtiéndose en la protagonista de aquellos que buscan qué hacer en Arousa.

Pero A Illa de Arousa tiene un largo recorrido hasta llegar a la actualidad y conseguir ser tal y como la conocemos, un pueblo marinero especial y diferente a cualquier otro, con identidad propia.

Esta fotografía pertenece al libro ”A Illa de Arousa, Un percorrido no tempo”, de la Deputación de Pontevedra

A ILLA DE AROUSA, HISTORIA DE UN PUEBLO

Unida a la península desde la inauguración del puente en 1985, es un pueblo insular que despertó un gran interés desde tiempos remotos. De hecho, existe constancia a través de hallazgos y documentos que nos indican que la isla estuvo habitada desde la Prehistoria. Pero, ¿cómo puedes comprobar eso si visitas A Illa de Arousa? Pues, por ejemplo, con los dólmenes descubiertos en el islote de Areoso. También con la necrópolis romana que se encuentra en la playa de Os Bufos (zona norte de la isla). De igual forma, podemos nombrar también la playa de O Naso (contigua a la playa de Os Bufos), en donde se tiene constancia de una villa romana.

En manos de la Iglesia

Al igual que pasó con muchos otros pueblos, al ser un hecho común en aquella época, el clérigo se hizo con parte de la isla a finales del primer milenio de la era cristiana. A partir de ahí, media isla paso a manos del monasterio de los benedictinos de San Martín Pinario, de Santiago de Compostela. Tras ello, el rey Alfonso IV ordenó fundar el monasterio con vocación a San Julián, siendo hoy en día aún el patrón de A Illa de Arousa. Y, aunque hoy la isla sea un pueblo marinero, en otra época se vivió de la agricultura, dando parte de la colecta a la Iglesia por ceder esos terrenos para su uso agrícola.

Esta fotografía pertenece al libro ”A Illa de Arousa, Un percorrido no tempo”, de la Deputación de Pontevedra

Los Siglos XIX y XX marcan el rumbo de A Illa de Arousa

Tenemos que movernos unos siglos en el tiempo hasta el siglo XIX para llegar a los grandes cambios que sufrió la isla. Uno de los principales factores de su desarrollo fue la industria de la salazón y la posterior industria conservera. Aquí juega un gran papel la llegada de la familia Goday, fundadores de la primera fábrica de conservas moderna de Galicia. Y el escenario elegido para ello no fue otro que A Illa de Arousa. Una industria muy latente en el municipio y que supuso un desarrollo socio-económico importante para el pueblo.

Pero este desarrollo que estaba viviendo Galicia en el siglo XIX hacia más notable la desigualdad de A Illa de Arousa por tratarse de un pueblo insular. No cubrían sus necesidades al igual que otras zonas de la comarca, motivo por el cual se convirtió en un pueblo luchador incansable que ansiaba tener los mismos derechos que cualquier ciudadano.

A ILLA DE AROUSA, UN MUNICIPIO INDEPENDIENTE

Esta fotografía pertenece al libro ”A Illa de Arousa, Un percorrido no tempo”, de la Deputación de Pontevedra

Si hubo un hecho que marco el rumbo de A Illa de Arousa fueron las reformas administrativas que integraron la isla en el municipio de Vilanova de Arousa, perdiendo así su condición de municipio en el año 1873. Les llevaría más de 100 años conseguir independizarse de manera reconocida. Y decimos reconocida porque llegó a declararse república. Y es que la situación que vivían los isleños a principios del siglo XX, y que ya venían arrastrando, era insostenible. Esto los llevó a que, un 7 de octubre de 1934, se declarasen como la República Federal de A Illa de Arousa. Un paso adelante que mostraba su imposición y que no estaban dispuestos, como pueblo, a que los ninguneasen. Una república que duró pocas horas, puesto que, al día siguiente, las autoridades tomaron el control callando las voces de los vecinos. Aunque no por mucho tiempo.

Esta fotografía pertenece al libro ”A Illa de Arousa, Un percorrido no tempo”, de la Deputación de Pontevedra

Desde el año 1952, la comisión vecinal inició el movimiento “a luz, a ponte e a segregación”. Mostraban así su reivindicación como pueblo que ansiaba conseguir su independencia, consiguiéndola décadas más tarde. Y es que, tras la llegada de la luz y el puente, llegó la segregación. En 1997 A Illa de Arousa era considerado un municipio de Galicia de plenos derechos. Se liberaba así del lazo que lo ataba a Vilanova de Arousa desde hacia más de 100 años (a excepción del periodo entre 1935 a 1945, que formó parte de Vilagarcía de Arousa).

Puede que el hecho de que, como pueblo, les negasen su reconocimiento, provoque ese sentimiento tan interiorizado que tiene cada isleño de respeto por su apreciada isla. Un amor que profesan sin tapujos y que tú, como visitante, puedes notar.