Descubre un paraíso natural

MIRADOR CON DO FORNO

¿Estás pensando qué visitar en Pontevedra? De ser así, decirte que si estás cerca de A Illa de Arousa, el Mirador Con do Forno es un lugar de obligada visita.

Conocido popularmente como O Santo, la panorámica que tienes desde este mirador sobre la isla no se encuentra en ningún otro lugar. Y es que el Mirador Con do Forno es el punto más alto de A Illa de Arousa. Además, te transmite una tranquilidad que rápidamente te contagiará, olvidándote de agobios y disfrutando exclusivamente del silencio y las vistas.

Descubre un paraíso natural

DÓNDE ESTA EL MIRADOR CON DO FORNO

El mirador está localizado en el lugar de O Monte. Básicamente, se trata de un conjunto de rocas que se encuentran en lo más alto del monte, a 63 metros de altura sobre el nivel del mar. De igual forma, sobre estas rocas se sitúa O Santo. Este es una imagen tallada en piedra del Sagrado Corazón de Jesús.

Desde el mirador apreciarás unas vistas únicas. En consecuencia de su altitud, y con el municipio de A Illa de Arousa a tus pies, al alzar la vista puedes ver A Ría de Arousa en todo su esplendor. Incluso los municipios vecinos de Cambados, Vilagarcía de Arousa, Vilanova de Arousa y O Grove.

Así mismo, en la zona del mirador encontrarás un punto recreativo. Allí dispones de mesas a modo de merendero, barbacoas y una fuente. También recreaciones de diferentes motivos decorativos relacionados con la cultura de Galicia. Por ejemplo, el hórreo gallego tradicional que puedes ver allí mismo. Por último, decir que es muy común, en las Fiestas del Carmen, que los vecinos suban hasta el mirador para disfrutar de los fuegos artificiales. Y es que aquí obtienen las mejores vistas para vivir al 100% este momento.

Con respecto al acceso al mirador, puedes llegar a él sin problema. Simplemente, para subir y situarte junto al Santo, debes ascender por unas escaleras de piedra. De este modo, podrás disfrutar de las vistas desde lo más alto.

 “O escorreghadoiro”

En particular, si hay un elemento que caracteriza el mirador, haciendo las delicias de niños y no tan pequeños, es el conocido como el “escorreghadoiro”. Se trata de una de las piedras que forman el mirador y que se utiliza a modo de tobogán. Anteriormente, se le echaba cera de vela para que hiciese ese efecto resbaladizo. Y como resultado, los niños se tiraban por él y resbalaban sin problema. Con el paso del tiempo, la piedra se ha ido puliendo. Principalmente por el continuo paso. Y, ahora, resulta más fácil bajar por ella sin la necesidad de la cera.

Este es un ejemplo del ingenio del que se armaban los isleños para aprovechar sus recursos y utilizarlos para su diversión.

O SANTO, LA CORONA DEL MIRADOR CON DO FORNO

En lo alto del mirador encontrarás, tallada en piedra, la imagen del Sagrado Corazón de Jesús. Este te da la bienvenida a la isla desde el mismo momento que cruzas el puente. Y es que se divisa perfectamente desde el. Ten en cuenta que se ubica en la cara este de la isla, en el punto más alto, por lo que es fácil de reconocer.

Debido a las dimensiones y a las dificultades para su traslado, se tomó la decisión de llevar O Santo en cinco partes. Incluso, hoy en día, si te fijas, puedes apreciar esos “cortes” que dividían la escultura y que ayudaron a su traslado y colocación. Estas cinco piezas son: de cintura para abajo, el dorso, los dos brazos (por separado) y la cabeza.

 

La realización de O Santo

O Santo se colocó en A Illa de Arousa en 1962, tras un año de trabajos. El encargo de la pieza fue hecho por las hermanas Teresa y Herminia Goday. Estos eran miembros de una familia muy ligada a la historia reciente y al desarrollo industrial del municipio. Principalmente, porque su familia poseyó una de las fábricas instaladas en el pueblo, la Fábrica de Conservas Goday. Este encargo se costeó a través de una cuestación popular. Por este motivo, entre otros, es una imagen que va más allá del motivo religioso y que cada isleño siente como algo muy suyo.

La imagen en piedra salió del taller de un escultor de Santiago de Compostela. Y fue tallada con piedra procedente de las canteras de Noia. Imagínate la dificultad para trasladar esta obra de más de 3 metros de altura. Eso, sin tener en cuenta que lo había que trasladar a una isla. Porque debes tener presente que el puente de A Illa de Arousa no se inauguraría hasta 1985, y que la colocación de O Santo el en mirador se realizó 23 años atrás. Por este motivo, no quedó otra alternativa que realizar el traslado en barco.